La recuperación

La recuperación de un menor con cáncer puede ser definitiva, a través de un tratamiento adecuado y su detección a tiempo de la enfermedad, sumando la parte psicológica donde los padres, hermanos, amigos y la sociedad en general contribuyen de manera importante a lograr su recuperación, las recaídas pueden suceder durante o al final del tratamiento oncológico del pequeño, sin embargo la vigilancia o visita periódica al médico tratante es vital, no necesariamente un niño que tuvo cáncer morirá de esta enfermedad.

El tiempo que se necesita para que un niño con cáncer se recupere es de aproximadamente 3 años, en donde podrá llevar una vida normal con los cuidados necesarios que el médico responsable le asigne, cada pequeño es diferente y su reacción a los medicamentos son diversos, estos sobre todo después de su quimioterapia (3 a 4 días) hay efectos secundarios que la parte afectiva que reciba el menor será un coadyuvante para sentirse mejor.

 

Existen medicamentos que ayudan a que estos efectos sean menos agresivos, desafortunadamente su costo es elevado, sin embargo, AMANC pugna para que se pueda brindar todo lo que esté a su alcance por lograr su recuperación definitiva.

Benefactores